María Elena Walsh

 

 

   
 

 

 
 

 

 

 
 

 

 
 

 

 

 

Los ejecutivos

Los hermafroditas

Los marineros de España

Madrigal blanco

Magoya

Manubrio azul

Manuelita la tortuga

Marcha de Osías

Marcha del Rey Bombo

Martín el Pescador y el Delfín Domador

Mediodía

Milonga de las invasiones

Milonga del hornero

Miranda y Mirón

Mis ganas

Nada más

Necrológica

No mires fotografías

Oración a la justicia

Orquesta de señoritas

Paisaje de elegía

Palomas de la ciudad

Para los demás

Paraísos

Plegaria desvelada

Postal de guerra

Queda tan lejos

¿Quién?

Réquiem de madre

Sábana y mantel

Sapo Fierro

Serenata para la tierra de uno

Si se muere la zamba

Sin señal de adiós

Sonríe: El Diablo te ama

Soy jardinero

Taximetrero

Tema del angelito

The kana

Tralalá de Nochebuena

Trínguiti Tránguiti

Twist del Mono Liso

Vals del diccionario

Vals municipal

Vidalita de los Reyes

Vidalita porteña

Viento sur

Zamba de los días

Zamba del niñito

Zamba para Pepe

 

Angelito

María Elena Walsh

 

Había una vez un angelito que vivía en el cielo sin hacer nada, feliz entre los otros ángeles. Algunas veces tocaba el arpa y otras cantaba una canción que decía así:

Un angelito
canta y vuela.
No hace mandados
ni va a la escuela.
Nadie lo reta,
nadie le pega,
anda descalzo,
juega que juega.


Una vez San Pedro lo llamó:
–¡Angelito!
–Mande –le contestó el ángel.
–Andamos con problemas allá en la Tierra –le dijo San Pedro.
–No me diga, San.
–Así es; ven, mira.
San Pedro lo llevó hasta su balcón de nube, donde se veía la Tierra como una manzana acaramelada toda cubierta de maíz tostado.
–Allá hay un chico que nos está dando mucho dolor de halo, un tal Juancito.
–No me diga, San –le contestó Angelito, distraído.
–Travieso, el muchacho –siguió San Pedro, jugando con las llaves para descargar su preocupación–. Ya van cuatro ángeles de la guarda que nos gasta. Ninguno puede con él.
–¿Quiere que pruebe yo, don San Pedro?
–Y, ya que estás aquí sin hacer nada...
–Ya me estoy yendo...
–Espera; no seas tan atropellado. Es una misión peligrosa. Mira que ese chico nos ha devuelto a un custodio con las alas rotas, a otro con tres chichones y al Rafaelito con un ojo negro.
Angelito silba, impresionado.
–Claro que el chico no sabía que eran ángeles, pero qué le vamos a hacer, ese es nuestro secreto.
–Así es, San, no debemos decir nada –le dijo Angelito, que se moría por contarle a todo el mundo que era ángel.
–Vamos a intentar contigo –siguió San Pedro–. En primer lugar no vas a ir a la Tierra volando, como todos, sino en plato volador, que es más rápido y seguro.
Angelito se puso a saltar de entusiasmo.
–Espera, Angelito, no seas tan atropellado...
Angelito salió corriendo, trepó a la cabina y...
–10... 9... 8... 7...
–Espera, Angelito, que no te di las instrucciones ...
–A la orden, mi comandante.
–Primero, vas a ir disfrazado.
San Pedro le plegó las alas y después lo vistió con una camiseta, un pantaloncito y unas zapatillas rotosas. También le dio una maletita con un guardapolvo y los útiles de la escuela. Ah, y una pelota de fútbol, claro.
–¿Y qué hacemos con el halo, don San Pedro?
–Cierto, brilla mucho... Por el halo te conocerán. Vamos a esconderlo adentro de la pelota.
San Pedro la descosió, guardó el halo adentro y volvió a cerrarla.
–Bueno, me voy. 6... 5... 4...
–Espera, Angelito, no seas tan atropellado... Todavía no te di las señas del chico que tienes que custodiar.
San Pedro le tendió un papel y esta vez sí Angelito trepó a su plato volador y...
–4... 3... 2... 1... ¡Cero !... ¡Hasta la vuelta, don San Pedro!
Juancito andaba por el campo, solo como siempre, triste y sin amigos. Había faltado a la escuela y se aburría.
Tenía ganas de jugar con alguien.
De pronto le pareció oír un zumbido, allá arriba... Quizás un avión... pero no. No vio nada por el cielo. Ni nube ni pájaro ni máquina.
Angelito aterrizó muy despacio, escondiendo su OVNI tras un árbol, cosa bastante inútil pues el artefacto era completamente invisible.
Se acercó a Juan, jugando con la pelota y silbando distraído. Juan lo miró con desconfianza.
–¿De dónde has salido? –le preguntó.
–De por ahí nomás.
–Dame esa pelota.
–No –le dijo Angelito–; tengo que ir a la escuela.
–No; mejor quédate aquí y juguemos –le contestó Juan.
–No; primero te acompaño a la escuela.
Y ahí nomás Juan lo atacó para robarle la pelota. El ángel no la soltaba. Juancito le pegaba y él, como era ángel, se dejaba pegar hasta que se cansó y dominó a su contrincante con un buen pase de yudo.
Juan se quedó quieto, enfurruñado y lloriqueando. Angelito le tendió la mano:
–¿Somos amigos?
Juan no contestó.
Al día siguiente fueron a la escuela juntos; Angelito comprobó que era cierto lo que le dijeran en el cielo. Juan pasaba la mañana molestando, chillando, haciendo borrones, arrojando tiza, tirándole del pelo a las niñas, rompiendo cuadernos y dibujando monigotes con cola y cuernos que, desgraciadamente, causaban mucha gracia a sus compañeros.
Angelito le daba consejos y hasta trataba de sujetarle las manos. Inútil. Una tarde lo llevó a pasear al campo y allí trató de sermonearlo: que tenía que portarse bien, y que patatín y que patatán. Juancito se tapó los oídos y le sacó la lengua. Entonces el ángel se quedó triste y callado, y al fin dijo, por decirle algo bueno:
–Te regalo la pelota.
Juan se puso contento. Angelito no se acordaba para nada del tesoro encerrado en la pelota.
Jugaron los dos un buen rato, hasta que la pelota fue a parar a un alambrado y allí se desgarró toda contra las púas, que nunca faltan en este mundo. Juan recogió la pelota y vio sorprendido que de adentro salía luz. No se animó a romperla del todo pero la desgarró un poquito más y vio algo que brillaba...
Sacó delicadamente un círculo livianito como el aire... un aro de oro... un hilo redondo y como de miel.
–¿Y esto?
–Nada, es mi sombrero –contestó el ángel.
–¿A ver cómo te queda?
El ángel se puso el halo, que brillaba como una tajadita de sol.
–Entonces, ¿eres un ángel? –dijo Juan.
–Claro, tonto; soy tu ángel guardián.
–¿Y por qué no me lo dijiste?
–Porque es un secreto. Nosotros nunca decimos nada; ni siquiera se nos Ve.
–¡Qué lástima! –dijo Juan.
–¿Por qué qué lástima?
–Porque si yo hubiera sabido que tenía un ángel me habría portado bien.
–Ahora ya lo sabes.
–Ajá –dijo Juan.
Y se fue caminando despacito, abrazado a los restos de su pelota, mientras el ángel volvía a su OVNI para seguir cuidando a Juan desde el cielo.
En las altas esferas lo esperaban para amonestarlo por haber revelado el secreto de su misión.
Juan oyó un zumbido, miró para arriba y no vio nada, pero se imaginó y dijo adiós con la mano. Después fue a su casa, abrió el cuaderno y cuando se puso a hacer los deberes le salieron todos con letras de oro.

Un angelito canta y vuela,
hace mandados y va a la escuela.
Nadie lo ve ni lo verá
y aunque se vaya se quedará.

 

 

Inicio

 

A ver

Al divino botón

Alba de olvido 

Angelito

Angelito mexicano 

Aria del Salón Blanco

Así es

Baguala de Juan Poquito

Balada de adolescencia 

Balada de Cómodus Viscach

Balada de Hormigón Armado

Balada de Julián Cardoso

Balada de la mariposa

Balada del bebenauta

Balada del desertor

Balada del ventarrón 

Barco quieto

Calles de París

Campana de palo

Canción de bañar la Luna o [Japonesa]

Canción de caminantes

Canción de costurera

Canción de cuna para un gobernante

Canción de cuna perruna

Canción de la lavandera

Canción de la monja en bicicleta

Canción de la vacuna

Canción de las manzanitas

Canción de prisionera

Canción de títeres

Canción de Titina

Canción de tomar el té

Canción del correo

Canción del estornudo

Canción del jacarandá 

Canción del jardinero

Canción del pescador

Canción del último tranvía

Canción dibujada

Canción neurótica

Canción para comer puré

Canción para vestirse

Canción robada

Canción tonta

Cantar canciones

Chacarera de los gatos

Chamarrita de Colonia 

Codo enyesado

Como la cigarra

Coplas de Navidad 

Cosas

De mis tiempos 

Dejen vivir

Desastres

Diablo, ¿estás?

Dienteflojo

Don dolón dolón o [La señora Noche]

Don Enrique del Meñique

Don Fresquete

Doña Disparate

Dónde están los poetas 

Educación sexual 

El 45

El adivinador

El árbol de guitarras

El buen modo

El charango

El cisne que ladra

El diablo inglés

El gato Confite

El juglar

El mono moto loco

El país de la geometría

El pañuelito

El pastel de pajaritos

El perro loquito

El pez tejedor

El Reino del Revés

El señor Juan Sebastián

El señor Otoño

El señor Ravel

El show del perro salchicha

El Sol no tiene bolsillos

El valle y el volcán 

El vendedor de sueños

El viejo varieté

En el país de Nomeacuerdo

Endecha española

Estaciones

Eva

Fideos finos

Gilito del Barrio Norte

Historia de una Princesa, su papá y el Príncipe Kinoto Fukasuka

Juancito Volador

La bruja

La Calle del Gato que Pesca

La canción de la sirena 

La ciudad de Brujas

La clara fuente 

La escuela de ratones

La familia polillal

La feminista

La Juana

La mona Jacinta

La oportunidad

La paciencia pobrecita 

La Pájara Pinta

La Plapla

La ratita Ofelia

La Reina Batata

La sirena y el capitán

La vaca estudiosa

Lancero de bengala

Las aguasvivas

Las estatuas

Lengua filosa

Londres

Los amigos

Los castillos

 

 

 
 

María Elena Walsh

 

 

 

godaddy analytics