María Elena Walsh

 

 

   
 

 

 
 

 

 

 
 

 

 
 

 

 

 

Los ejecutivos

Los hermafroditas

Los marineros de España

Madrigal blanco

Magoya

Manubrio azul

Manuelita la tortuga

Marcha de Osías

Marcha del Rey Bombo

Martín el Pescador y el Delfín Domador

Mediodía

Milonga de las invasiones

Milonga del hornero

Miranda y Mirón

Mis ganas

Nada más

Necrológica

No mires fotografías

Oración a la justicia

Orquesta de señoritas

Paisaje de elegía

Palomas de la ciudad

Para los demás

Paraísos

Plegaria desvelada

Postal de guerra

Queda tan lejos

¿Quién?

Réquiem de madre

Sábana y mantel

Sapo Fierro

Serenata para la tierra de uno

Si se muere la zamba

Sin señal de adiós

Sonríe: El Diablo te ama

Soy jardinero

Taximetrero

Tema del angelito

The kana

Tralalá de Nochebuena

Trínguiti Tránguiti

Twist del Mono Liso

Vals del diccionario

Vals municipal

Vidalita de los Reyes

Vidalita porteña

Viento sur

Zamba de los días

Zamba del niñito

Zamba para Pepe

 

La sirena y el capitán

(María Elena Walsh)

Había una vez una sirena que vivía por el río Paraná. Tenía su ranchito de hojas en un camalote y allí pasaba los días peinando su largo pelo color de miel, y pasaba las noches cantando, porque su oficio era cantar.

En noches de luna llena por el río Paraná
una sirena cantando va.
Por aquí, por allá, el agua qué fría está.
Juncal y arena del Paraná,
una sirena cantando va.


Alahí se llamaba la sirena y, como era un poco maga, sabía gobernar su camalote y remontarlo contra la corriente. A veces iba hasta las Cataratas del Iguazú para darse una larga ducha fresquita llena de espuma.
Después tomaba sol en la orilla y conversaba con los muchos amigos que tenía por el cielo, el agua y la tierra. Ninguno le hacía daño. Hasta los que parecen más malos, como los caimanes y las víboras, se le acercaban mimosos.
A veces, toda una hilera de mariposas le sostenía el pelo y los pájaros se juntaban en coro para arrullarle la siesta.
Hace muchos años de esto. América todavía era india: no habían llegado los españoles con sus barbas y sus barcos. Las pocas personas que alguna vez habían entrevisto a Alahí, creían que era un sueño, y corrían a frotarse los ojos con ungüento para espantar la visión de esa hermosa criatura mitad muchacha y mitad pez.
Una noche de luna, Alahí se puso a cantar como de costumbre, y tanto se entretuvo y tan fuerte cantaba recostada en la orilla lejos de su camalote, que no oyó que por el agua se acercaba un enorme barco con las velas desplegadas. Los hombres del barco también venían cantando.

Soy marinero y aventurero, vengo de España y olé.
Quiero gloria, quiero dinero y con los dos volveré.
Para mí será el dinero, la gloria para mi rey.


–¡Callad! –dijo el capitán, que era flaco y barbudo como Don Quijote– Callad, que alguien está cantando mejor que vosotros.
¿Será quizás un pintado pajarillo cual la abubilla o el estornino, capitán? –le dijo un marinero tonto.
–Calla, que los pajarillos no cantan de noche. ¡Tirad las anclas!
–¿Vamos a tierra, capitán?
–No, iré yo solo.
El barco amarró suavemente muy cerca de Alahí, que al ver a los hombres extraños enmudeció y trató de deslizarse hasta su camalote para huir. El capitán saltó a la orilla y la sorprendió.
Alahí se quedó quietita, muerta de miedo, mientras cundía la alarma entre todos sus amigos.
–¿Quién vive? –preguntó el capitán don Gonzalo de Valdepeñas y Villatuerta del Calabacete, que así se llamaba.
La sirena no contestó y trató de escapar.
–¡Alto allí!
El capitán alzó su farola y...
–¡Una sirena, vive Dios! ¿Estaré soñando? ¡Qué cosas se ven en estas embrujadas y patrañosas tierras!
–Más raro es usted, señor –dijo Alahí–, todo vestido de lata y más peludo que un mono, señor.
–Eres tan bella que paso por alto tu insolencia. Serás mi esposa y reina de los ríos de España.
–No, señor, lo siento mucho pero no... Y Alahí trató de escurrirse entre las hojas.
–¡Detente!
El capitán la ató al tronco de un árbol. En las ramas los pajaritos temblaban por la suerte de su querida sirena.
–Haré un cofre y te encerraré para que no te escapes.
El capitán sacó su hacha y allí mismo se puso a hachar un árbol para construir la jaula para la pobre sirena.
–Ay, tengo frío –dijo Alahí.
El capitán, que era todo un caballero, quiso prestarle su coraza, pero no se la pudo quitar porque se había olvidado el abrelatas en el barco.
A todo esto, los amigos de Alahí se habían dado la voz de alarma y cuchicheaban entre las hojas, mientras el capitán talaba el árbol. Varios caimanes salieron del agua y se acercaron sigilosos. Muy cerca relampagueaban los ojos del tigre con toda su familia.
Cien monitos saltaron de árbol en árbol hasta llegar al de Alahí. Un regimiento de pájaros carpinteros avanzaba en fila india. Las mariposas estaban agazapadas entre el follaje. Las tortugas hicieron un puente desde la otra orilla para que los armadillos pudieran cruzar.
Cuando estuvieron todos listos, un papagayo dio la señal de ataque:
–¡Ahora!
Los monitos se descolgaron sobre el capitán, chillando y tirándole de las orejas.
Los caimanes le pegaron feroces coletazos. Las mariposas revolotearon sobre sus ojos para cegarlo. Dos culebras se le enredaron en los pies para hacerlo tropezar.
El tigre, la tigra y los tigrecitos le mostraron uñas y colmillos, porque no hacía falta más. Luego llegó el escuadrón blindado de los mosquitos y obligaron al capitán a escapar despavorido y trepar por una escala de cuerda hasta la borda de su barco.
–¡Alzad el ancla, levad amarras, izad las velas, huyamos de esta tierra de demonios!
Mientras el barco soltaba amarras, los pájaros carpinteros terminaron el trabajo picoteando las cuerdas hasta liberar a la pobre Alahí.
–¡Gracias, amigos, gracias por este regalo, el más hermoso para mí: la libertad!
Amanecía cuando la sirena volvió a su camalote, escoltada por cielo y tierra de todos sus amigos. Allá, muy lejos se iba el barco de los hombres extraños. Alahí tomó el rumbo contrario en su camalote y se alejó río arriba, hasta Paitití, el país de la leyenda, donde sigue viviendo libre y cantando siempre para quien sepa oírla.

 

 

 

Inicio

 

A ver

Al divino botón

Alba de olvido 

Angelito

Angelito mexicano 

Aria del Salón Blanco

Así es

Baguala de Juan Poquito

Balada de adolescencia 

Balada de Cómodus Viscach

Balada de Hormigón Armado

Balada de Julián Cardoso

Balada de la mariposa

Balada del bebenauta

Balada del desertor

Balada del ventarrón 

Barco quieto

Calles de París

Campana de palo

Canción de bañar la Luna o [Japonesa]

Canción de caminantes

Canción de costurera

Canción de cuna para un gobernante

Canción de cuna perruna

Canción de la lavandera

Canción de la monja en bicicleta

Canción de la vacuna

Canción de las manzanitas

Canción de prisionera

Canción de títeres

Canción de Titina

Canción de tomar el té

Canción del correo

Canción del estornudo

Canción del jacarandá 

Canción del jardinero

Canción del pescador

Canción del último tranvía

Canción dibujada

Canción neurótica

Canción para comer puré

Canción para vestirse

Canción robada

Canción tonta

Cantar canciones

Chacarera de los gatos

Chamarrita de Colonia 

Codo enyesado

Como la cigarra

Coplas de Navidad 

Cosas

De mis tiempos 

Dejen vivir

Desastres

Diablo, ¿estás?

Dienteflojo

Don dolón dolón o [La señora Noche]

Don Enrique del Meñique

Don Fresquete

Doña Disparate

Dónde están los poetas 

Educación sexual 

El 45

El adivinador

El árbol de guitarras

El buen modo

El charango

El cisne que ladra

El diablo inglés

El gato Confite

El juglar

El mono moto loco

El país de la geometría

El pañuelito

El pastel de pajaritos

El perro loquito

El pez tejedor

El Reino del Revés

El señor Juan Sebastián

El señor Otoño

El señor Ravel

El show del perro salchicha

El Sol no tiene bolsillos

El valle y el volcán 

El vendedor de sueños

El viejo varieté

En el país de Nomeacuerdo

Endecha española

Estaciones

Eva

Fideos finos

Gilito del Barrio Norte

Historia de una Princesa, su papá y el Príncipe Kinoto Fukasuka

Juancito Volador

La bruja

La Calle del Gato que Pesca

La canción de la sirena 

La ciudad de Brujas

La clara fuente 

La escuela de ratones

La familia polillal

La feminista

La Juana

La mona Jacinta

La oportunidad

La paciencia pobrecita 

La Pájara Pinta

La Plapla

La ratita Ofelia

La Reina Batata

La sirena y el capitán

La vaca estudiosa

Lancero de bengala

Las aguasvivas

Las estatuas

Lengua filosa

Londres

Los amigos

Los castillos

 

 

 
 

María Elena Walsh

 

 

 

godaddy analytics